En algunos países, recurrir a la telemedicina, no es algo extraño. Cada vez son más las personas que escogen una visita mediante videoconferencia para resolver problemas menores, en lugar de acudir a la sala de urgencias.

Se estima que para el año 2.020 unos 78,5 millones de personas estarán utilizando los servicios de telemedicina en todo el mundo. La razón principal es el ahorro de costes, tanto para médicos como para pacientes, y la comodidad que supone obtener atención médica desde el propio hogar, adaptándose al horario de cada paciente.

La clave para potenciar su flujo de trabajo

 
Las plataformas de telesalud ofrecen muchas ventajas para los profesionales de la medicina, puesto que se mejora el acceso de los pacientes a la atención médica, se logra un flujo de trabajo más eficaz y se obtiene una mejor comunicación con todos los profesionales que formen parte del centro médico, o que estén incluidos en la propia plataforma.

    ¿Todavía no imagina el impulso que esta tecnología puede darle a su organización? Pues le vamos a ofrecer tres importantes razones:

1 – Se mejora el acceso a la atención médica.

Gracias a la telemedicina, no importa que un paciente resida en una zona remota, lejos de una clínica u hospital, sin fácil acceso a la atención primaria, ni a servicios médicos especializados, ya que podrá recibir asistencia médica adecuada a través de su conexión a Internet:

  • Se puede contactar con el paciente en todo momento, a través de distintas vías.
  • Establecer sesiones de telemedicina. Muchas dolencias pueden ser diagnosticadas a través de una comunicación de audio y vídeo con el profesional médico.
  • Se optimiza el tiempo, evitando colas y esperas, y adaptándose en la medida de lo posible, a los horarios de los pacientes.

2 – Se optimizan los flujos de trabajo.

  • Conocer de antemano el motivo de la visita del paciente.
  • Priorizar el tipo de asistencia que ha de recibir cada persona.
  • Ofrecer información adicional al paciente, mediante documentos en Internet y enlaces.

3- Facilitar la comunicación entre todos los profesionales médicos.

Gracias a la HCE (Historia Clínica Electrónica) cada nueva radiografía, análisis, o informe, respecto a la salud del paciente, se contendrá en la misma plataforma, relacionando toda la información entre sí, de modo que sea accesible para cada doctor o especialista con el que el paciente consulte.

  • Cada nuevo dato se incluye a tiempo real.
  • Se almacena cronológicamente y de forma organizada.
  • La visión en conjunto, mejora la toma de decisiones del médico.
  • Se pueden compartir datos con otros profesionales, en busca de una segunda opinión.
  • Se acelera el proceso y se reducen los costes.

Si lo que acabamos de exponer le resulta interesante, le invitamos a profundizar más en nuestra Plataforma Corsia. Únase a nuestra comunidad de doctores para descubrir los modos en que su flujo de trabajo puede ser más efectivo, tanto para usted como para su paciente, con unos pocos clics.

Share This