La adopción de aplicaciones basadas en la nube en el área de la salud está creciendo rápidamente, pero debido a buenas razones. Esta tecnología emergente permite a los proveedores de servicios médicos, que hayan adoptado una plataforma basada en la nube, mejorar su atención médica en general. Los beneficios que acompañan a esta toma de decisión, dando un paso hacia un sistema más evolucionado, ofrece un flujo de trabajo más eficiente, al mismo tiempo que resulta más seguro y más accesible. También resulta más sencillo ofrecer servicios de telemedicina al paciente, logrando una colaboración más fácil con otros profesionales médicos y logrando mayor amplitud en la gestión de análisis.

Por supuesto, cada proveedor de atención médica desea mejorar su flujo de trabajo, en general, así que echemos un vistazo a algunas de las mejores prácticas que ayudan a lograr adaptarse con éxito a una plataforma basada en la nube.
 
Una implementación paso a paso

Un primer paso a la hora de tomar la decisión para trasladar el servicio a la nube exitosamente es hacer un balance de los sistemas actuales que existen, analizando, entre otras áreas, al almacenamiento de registros médicos, la facturación, el sistema de programación de agenda, y así identificar qué sistemas organizativos funcionan bien y cuáles no. A partir de este examen inicial, se podrá determinar qué áreas deben ser priorizadas para mejorar el trabajo a través del sistema basado en la nube.

De este modo, es más sencillo enfocarse en la integración en sí, si los objetivos por los cuales se adopta una plataforma en la nube, son establecidos por cada centro médico. ¿Qué área es la más valiosa para enfocarnos en ella? ¿Las posibilidades de la telemedicina? ¿La organización de agenda? ¿La facturación? ¿La gestión de los servicios médicos? ¿El almacenamiento de datos? Si se identifican los problemas más urgentes dentro de las operaciones diarias, la integración de la plataforma basada en la nube podrá ofrecer soluciones más rápido que otros sistemas.

A partir de ahí, trabajando con el proveedor de servicios, será posible establecer metas alcanzables para poder integrar en su sistema la plataforma basada en la nube. En conjunto, el centro médico junto al proveedor de servicios podrán decidir qué áreas deberían migrar de inmediato y cuáles convendría hacerlas en un futuro próximo. Esta integración gradual permitirá una transición suave hacia la tecnología basada en la nube, minimizando las posibles interrupciones del flujo de trabajo diario.
 
Formar adecuadamente a todos los implicados

En las fases iniciales de la adopción de la plataforma, es importante que los nuevos usuarios se esfuercen en comprender cómo operar con este tipo de aplicaciones en la nube. Dado que tienen a su disposición un equipo de soporte, los usuarios logran moverse con soltura en un corto período de tiempo tras la integración. Para ello, lo mejor es ofrecer una interfaz intuitiva y fácil de usar que permita una fase de aprendizaje sencilla y agradable.

Durante las fases finales de integración, tres de las mejores prácticas que permitirán una adopción exitosa de la plataforma basada en la nube, deberán ceñirse a un estricto calendario de migración del sistema, alertando a los pacientes para explicar los cambios e implementando sistemas de formación para el personal, para que se familiaricen con la nueva y avanzada plataforma basada en la nube.

Mediante la inclusión de esta formación, explicando los cambios a los pacientes y siguiendo un calendario, los médicos, el personal del centro y los pacientes, adoptarán el nuevo sistema al mismo ritmo. Esto permitirá que todos los involucrados se unan al nuevo sistema basado en la nube como un auténtico equipo, mejorando así el sistema ofrecido a profesionales médicos y a pacientes, en busca de una mejora de los servicios sanitarios y beneficiar con una mayor comodidad a todos los implicados.
 
Si quiere profundizar más en este tema, le invitamos a leer el siguiente artículo.

Share This