Una buena gestión de datos es clave para el éxito a nivel de salud en poblaciones enteras. La recopilación de datos fiables sobre la salud de una población, y el acceso a ellos, tanto si se trata de una pequeña ciudad, como de una más grande, o de un país entero, permitirá que tanto clínicas como profesionales médicos, sean más eficaces y estar mejor informados para realizar sus trabajos.
 
Cuando se trata el caso de un paciente individual, los médicos deben tener acceso a sus HCE de forma más precisa y actualizada, para que al paciente se le pueda diagnosticar correctamente, tomando decisiones más ajustadas sobre su cuidado médico. Cuando los doctores utilizan la nube para gestionar las HCE y para el almacenamiento de datos, podrán trabajar con la seguridad de que los registros sobre el paciente están actualizados, porque incluso si un paciente ha de ser tratado en distintos centros médicos, todos los registros estarán almacenados en un lugar en la nube, donde cada proveedor podrá acceder y actualizarlos debidamente. Tener buenos datos sobre un paciente significa contar con las mejores herramientas a su disposición, proporcionando soluciones adecuadas, con las que garantizar su cuidado y el éxito en su tratamiento.

La misma regla se aplica cuando se gestionan datos sobre la salud de poblaciones enteras. Cuando los médicos y profesionales sanitarios tienen acceso a los datos de forma más precisa y actualizada sobre la población con la que trabajan, tendrán mejores herramientas para trabajar por una población con buena salud.
Cuando los funcionarios sanitarios crean servicios sanitarios y promulgan políticas de salud pública dentro de una comunidad, necesitan comprender las necesidades que más importan a esa comunidad respecto a la salud. Deben contar con la máxima información para tomar decisiones sobre dónde deben canalizarse los recursos para mejorar la salud de la población.

Para entender las necesidades reales de una comunidad, estos profesionales de la salud deben ser capaces de acceder y analizar los datos sobre la salud respecto a la población que pretenden servir. Ya se trate de una prevalencia de diabetes, de una proliferación de enfermedades transmitidas por el agua o de problemas relacionados con el acceso al cuidado de la salud, si los centros médicos y los funcionarios de salud pública pueden gestionar datos fiables se indica con claridad que los principales problemas de salud de una población, pueden trabajar de manera constructiva y colaborativa hacia las mejores soluciones.

Las necesidades de salud de una población también están en constante evolución. Con el fin de responder con rapidez y precisión a nuevas amenazas a la salud de la población, a medida que van surgiendo, los médicos y funcionarios sanitarios deben evaluar constantemente las tendencias y vigilar el movimiento y los patrones de nuevas amenazas. Al almacenar registros de HCE en la nube, los casos individuales de amenazas emergentes para la salud se documentan en tiempo real. Estas actualizaciones de datos a tiempo real permiten a los médicos y funcionarios entender las amenazas emergentes y responder en consecuencia. De esta manera, una buena recolección de datos puede ser clave para controlar debidamente nuevas amenazas hacia la salud de la población.

Mediante la utilización de la nube para la gestión de las HCE y el almacenamiento de datos, los profesionales médicos contribuyen a la recopilación de datos respecto a la salud, creando una herramienta clave para llevar a cabo esa gestión con éxito.

Si le interesa el tema, siga su ejemplo con este otro artículo:

https://www.corsiatech.com/las-it-y-su-gran-potencial-para-mejorar-la-salud-de-la-poblacion/

Share This